alma de setas

No sé qué es lo que me atrajo de ellas.

A lo mejor la emoción contagiosa de mi padre por la llegada de la primavera o el otoño para subir al Moncayo a recoger setas. O la delicada manera de cocinarlas de mi madre.

Sólo sé que eran momentos mágicos.

Y que yo quiero seguir sintiéndolos.

Menú